EL PELO


salvela

EL PELO

Ceremonia del te 237

En cierta ocasión, en mis años juveniles, nos mandaron como trabajo de literatura comentar una poesía. Una verdadera pieza pornográfica, oculta entre imágenes. Los comentarios, en su mayor parte, hablaban de amor y otras delicadezas. Yo no recuerdo mis palabras, con exactitud, pero dije que la cosa iba sobre un tío que se follaba a una tía, evidentemente, con cierto lenguaje académico pero sin excesivas florituras.

Además de recibir un uno, por haber llenado unos cuantos folios, fui llamado al despacho del coordinador y del director.  Creo recordar que nunca más volví a decir lo que realmente pensaba sobre una poesía o texto literario, la vida me resultaba más fácil hablando de flores, abejitas y otras sandeces similares. Ante una buena polla decía ver un lindo pajarito, y ante unos pechos con sus suculentos pezones, veía un envaso perfecto para embotellar el amor, nunca tuve demasiada imaginación.

Volviendo…

Ver la entrada original 62 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s