La pregunta


SALTO AL REVERSO

Son días de vientos callados, que levantan algo más que hojas al paso y traen gélidos besos como astillitas de aguanieve. ¿Cuándo no te reflejas en los ojos de alguien, en verdad estás? Las horas son el polvo sobre los muebles, en el cuerpo que ya no danza; otro plato sucio en la cocina y una copa de vino servida a la espera.

Acaso la vida sí son las cosas que nos rodean: piedras testigos de la búsqueda de la felicidad por el mundo, el último cigarro que se consume sin apagar el fuego de las manos. Los libros que acomodan los gritos amordazados, para asirlos como a la balsa un náufrago.

Editar la memoria un poco cada soledad, con sus aromas y colores, con los pedazos de la carne tatuadas en sal. Deshacer la madeja del dolor sin nombre entre los ríos de ideas y palabras demasiado ajenas; pedacitos…

Ver la entrada original 121 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s